La historia del patinaje sobre hielo

By admin on 18 mayo, 2015 in Patinar
0
6
Jackson Haines (izq) y Sonja Henie (dcha)

Jackson Haines (izq) y Sonja Henie (dcha), imágenes extraídas de Wikipedia bajo licencia Creative Commons.

¿Cuándo apareció el patinaje sobre hielo? ¿Quiénes fueron los primeros intrépidos que se calzaron unos patines y empezaron a deslizarse por el hielo? ¿Y desde cuándo el patinaje artístico sobre hielo se considera una actividad deportiva?

La primera referencia histórica que se ha encontrado son unos patines fabricados con huesos de animales, encontrados en Suiza y a los que los investigadores han calculado una antigüedad de unos 3.000 años. Los primeros patinadores parece que utilizaban los patines para cazar. Ese medio de transporte les permitía además desplazarse más rápido en los fríos inviernos y cruzar los lagos y arroyos helados.

En Londres, durante unas excavaciones, aparecieron unas ruinas romanas en las que se encontraron unos patines fabricados con suela de cuero y huesos de animales

En el siglo XVIII. la aristocracia holandesa empezó a convertir su costumbre de patinar sobre los lagos helados en una especie de ballet sobre hielo, y comenzaron a inventar diversos movimientos como saltos y vueltas. Los holandeses perfeccionaron el diseño de los patines y sustituyeron los huesos por láminas de hierro.

En el siglo XVI los holandeses utilizaron los patines para luchar contra el poderoso ejercito español durante la Batalla del Zuiderzee, celebrada en 1572.

En 1742 se fundó el primer club de patinaje sobre hielo, en Edimburgo, Escocia y en 1830, nació el Club de Patinaje de Londres. Al otro lado del Atlántico, en 1830 un patinador llamado EV Busnell inventó en Filladelfia, un modelo de patines que permitían torcer, girar y saltar de forma segura y sin que las cuchillas se desprendieran. Años más tarde, también en Estados Unidos, durante la guerra de secesión, que tuvo lugar entre los años 1861 y 1865, la costumbre de patinar sobre hielo se convirtió en una actividad muy popular. En aquella época adquirió fama un patinador llamado Jackson Haines, cuyo estilo revolucionario provocó el rechazo de la mayoría de los patinadores, que habían instaurado un estilo rígido y hierático. Haines combinó el ballet con el patinaje y está considerado como el padre del patinaje artístico. Debido a la incomprensión que sentía, Haines decidió emigrar a Europa y desarrollar en Viena una brillante carrera artística.

En 1908 el patinaje artístico fue considerado deporte olímpico y en 1924 se incluyó en los juegos olímpicos de invierno celebrados en Chamonix, Francia. Entre 1927 y 1936 la patinadora noruega Sonja Henie ganó 10 campeonatos mundiales y 3 medallas olímpicas, convirtiéndose en la primera gran figura de la historia.

Desde esa época hasta hoy el patinaje artístico sobre hielo ha ido evolucionando hasta convertirse en un deporte muy popular, sobre todo en países como Rusia, Japón, Canadá, Estados Unidos, Austria o Suecia.

About the Author

adminView all posts by admin >

0 Comments

Leave a reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies